MÁS SOBRE LA TRANSFORMACIÓN UNIVERSITARIA

NERIO ENRIQUE ROMERO |  EL UNIVERSAL, versión digital
Caracas, Sábado 5 de febrero de 2011  04:34 PM

 

La transformación eficaz de la universidad venezolana requiere enfocarse en los procesos claves de su actividad y detectar sus deficiencias. Porque aunque es una de las instituciones públicas que mejor funcionan, su productividad está lejos de ser óptima y su transparencia a menudo se pone en entredicho. Creemos que los problemas claves están en dos áreas: 1) La gerencia (administración y financiamiento) de la actividad académica; y 2) Los procesos de promoción, evaluación y disciplina académica, especialmente aquellos que atañen al profesorado. Antes planteamos transformar la primera de estas áreas mediante el financiamiento y la administración diferenciada de las tres funciones básicas (docencia, investigación y extensión). Hoy trataremos lo que creemos es la segunda gran clave de transformación: liberar los procesos de promoción, evaluación y disciplina académica de las amarras del “democratismo” que los distorsiona.

Toda autoridad universitaria, director, decano, rector, vicerrector, o cuerpo colegiado (consejos), debe liderizar y administrar mediante la autoridad propia personal o colectiva que le reconozca la comunidad académica, y ésta es sólida cuando se basa en logros y méritos; y también mediante la autoridad legal y reglamentaria que debe acompañar a la autoridad moral. Este ejercicio no incluye solamente planificar, dirigir actividades y administrar recursos, sino también vigilar asuntos relacionados con evaluación y disciplina de los miembros de la comunidad académica, asuntos potencialmente conflictivos, que implican a menudo controversias relacionadas con la ética. Una autoridad justa genera motivación y orgullo en la organización. Una autoridad poco responsable, diluida por la complacencia, ocasiona conflicto, genera desánimo y erosiona el aprecio por la institución. Hagámonos algunas pocas preguntas, con ejemplos concretos, para evaluar esto:

¿Son imparciales y rigurosos nuestros jurados para seleccionar profesores, evaluar trabajos de ascenso, proveer direcciones, evaluar tesis de grado? ¿Se evita el conflicto de intereses, y los sesgos a favor o en contra, en nuestros jurados? ¿Es exigente la evaluación de nuestro desempeño académico y de nuestro cumplimiento laboral? Creo que los universitarios no estaríamos satisfechos con nuestras propias respuestas, y más de una vez nos hemos sentido desmoralizados por ello. Seguramente tampoco compartimos los señalamientos de quienes desde posiciones de poder pretenden controlar políticamente la universidad, según los cuales ésta es una guarida de bandidos, donde la ética es un trapo que se compra y se vende. Pero creo que aceptamos que la complacencia y la solidaridad gremial mal entendida afectan nuestra integridad personal e institucional, ocasionan injusticias, devalúan nuestra autoestima como universitario y empobrecen nuestra motivación y productividad. La universidad autónoma tiene muchas fortalezas y potencial, pero en muchos aspectos está lejos de la excelencia a que está obligada, aún siendo una de las instituciones públicas que mejor funciona en Venezuela. ¿Por qué?:

Creemos que una de las principales causas es el “democratismo”: nuestras autoridades no dependen única ni principalmente de sus méritos para llegar a esas posiciones, sino que dependen del voto. Por suerte, principalmente del voto de los profesores, quienes son los que mejor pueden estar consustanciados con los fines de la institución, porque permanecen en ella y desarrollan la parte medular de su misión. Pero aún así, el electoralismo que prevalece en la designación de las autoridades introduce altas dosis de clientelismo y solidaridades automáticas en el funcionamiento de la universidad, nos conduce a la complacencia, y debilita nuestros niveles de exigencia. Un director que aspira a ser decano, por ejemplo, se ve a menudo en la tentación de transigir en cosas reñidas con la mejor ética y disciplina universitaria, o aceptar resultados mediocres de desempeño, para no enajenarse unos pocos votos que podrían ser claves en la próxima elección. Y así sucesivamente. La propuesta que se ha hecho de hacer paritario el voto de profesores, estudiantes, egresados y trabajadores no académicos, equivaldría en la práctica a entregar a los estudiantes la facultad para elegir las autoridades, y solo acentuaría los vicios del electoralismo: la complacencia se extendería incontenible, y la exigencia académica recibiría la estocada final. Ahora sí, la principal preocupación de autoridades y candidatos a autoridad sería: ¿cómo consigo los votos? Entonces, ¿qué hacer? ¿Debería un ente externo, el Gobierno en este caso, designar las autoridades? Por supuesto que no, eso sometería el gobierno universitario a criterios estrictamente sectarios, con el agravante de que reduciría a la comunidad académica a la impotencia y la sumisión.

La solución hay que buscarla dentro de la autonomía. Hay que buscar formas creativas de gobierno para lograr que los procesos de promoción, evaluación y disciplina académica no sigan estando presos del electoralismo. Hay que considerar todas las formas posibles, y estudiar cómo lo hacen exitosamente otras instituciones similares, en Venezuela y otros países. Necesitamos que el mérito académico prevalezca como principal credencial para acceder a los cargos de autoridad. Eso es posible, y no tiene por qué ser exactamente de la misma manera en todas las universidades.

Médico y profesor universitario
romeronerio@hotmail.com

Anuncios

Acerca de derechodepalabra

Nerio Enrique Romero González: Médico de familia y profesor universitario. Aficionado al estudio de la historia, incursionando en ese campo, investigando y publicando
Esta entrada fue publicada en Academia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s