PESADILLAS EN UNIFORME

NERIO ENRIQUE ROMERO |  EL UNIVERSAL, versión digital

Caracas, sábado 2 de julio de 2011

Parece que los afanes de estos días de fiestas patrias me han estado sentando mal, y quizás necesite un descanso. El colmo fue lo que me sucedió anoche… ¡una horrible pesadilla!: Soñé que llegaba el 23 de junio de 2013 al Fuerte, como de costumbre, a cumplir mi trabajo en la preparación de los desfiles, pero… ¡Oh, sorpresa! La valla de la entrada proclamaba en grandes letras: “¡Pueblo socialdemócrata en armas!”. Habían sustituido nuestro “Patria, socialismo o muerte”. Cuando volteé hacia la alcabala de entrada buscando explicaciones fue peor: una gigantografía de Henry Ramos con flux blanco y la banda presidencial terciada al pecho casi la ocultaba. Armé un berrinche al soldado de guardia y éste me respondió muy respetuoso: “Órdenes superiores” Ante mi iracunda insistencia, que ya dejaba salir alguna que otra palabrota, el soldadito me sugirió: “Llame a mi General” extendiéndome amablemente su celular.

Cuando llegó el General, llevando una franela blanca debajo de su uniforme, le increpé por el abuso que a mi juicio eran el nuevo mensaje en la valla de entrada y la gigantografía de la alcabala. Me invitó a subir a su jeep para ir a su oficina, y en uno de los patios pude ver un pelotón de jóvenes en camisas blancas que ensayaban su marcha para el desfile cantando: “¡Adelante a luchar, milicianos…!”. Con mi paciencia ya desbordada, reclamé en voz alta al General qué hacían esos jóvenes adecos en nuestro desfile. Me contestó: “Órdenes superiores”.

En su oficina, el General me preguntó qué veía de malo en el nuevo mensaje de la valla de entrada. Le recordé el artículo 328 de la Constitución: “Nuestra institución no puede estar al servicio de persona o parcialidad política alguna”. Con un tono de ironía que me dolió en el alma, él me preguntó cuál creía yo entonces que debía ser el mensaje de la valla. “Umm… ¡Forjador de libertades!”, respondí después de pensar… unos instantes. Con mayor ironía aún en sus palabras, me recordó que de no cambiar mi actitud podía someterme a un consejo de investigación.

Una sensación de sudor cubriéndome el cuerpo me hizo caer en cuenta de que estaba en mi cama medio despierto, y que aquellas escenas podían no ser realidad. Pero volví a caer dormido y esta vez fue peor: me vi llegando de nuevo al Fuerte y esta vez la valla proclamaba: “Por Dios y el pueblo ¡con el socialcristianismo!”. Alcancé a mirar hacia la alcabala, donde la gigantografía mostraba ahora un tipo con flux verde y banda tricolor… cuya cara no alcancé a ver porque esta vez los escalofríos y el sudor me despertaron completamente. ¡Qué suerte que estamos en el 2011 y era solo un mal sueño!, me dije mientras me lavaba la cara. Pero yo, que siempre olvido los sueños, no he podido olvidar esta pesadilla. ¡Tantos brincos para anotarme bien desde 1992 hasta ahora!… ustedes saben, por mi carrera y por la obediencia. Hasta esa noche pensé que estaba bien anotado, pero ahora me pregunto: ¿en verdad es así? Creo que debería anotarme únicamente con la Constitución.

Médico y profesor universitario
romeronerio@hotmail.com  Twitter: @romeronerio

Anuncios

Acerca de derechodepalabra

Nerio Enrique Romero González: Médico de familia y profesor universitario. Aficionado al estudio de la historia, incursionando en ese campo, investigando y publicando
Esta entrada fue publicada en Medio en broma. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PESADILLAS EN UNIFORME

  1. tremendo sueño , mas bien pesadilla como usted mismo lo describe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s