Historia breve de Perijá N° 9

Planta de la ciudad de Maracaibo a comienzos del siglo XVIII (Reconstrucción Hipotética). Adaptado de: Miguel Sempere M. “Maracaibo, Ciudad y Arquitectura”. Universidad del Zulia, Facultad de Arquitectura. Edición: Astrodata, 2000

Planta de la ciudad de Maracaibo a comienzos del siglo XVIII (Reconstrucción Hipotética). Adaptado de: Miguel Sempere M. “Maracaibo, Ciudad y Arquitectura”. Universidad del Zulia, Facultad de Arquitectura. Edición: Astrodata, 2000

DE MARACAYBO A PERIJÁ EN 1724

(El siguiente es un relato ficcional, yo lo llamo ficción verosímil, porque está basado en personajes y datos reales de la época. En él ponemos imaginariamente en la voz de Don Alberto Gutiérrez, vecino fundador de Perijá que vino con su familia de Maracaibo siendo un niño muy pequeño, la recreación del momento de emprender ese viaje migratorio. Está basado en fragmentos del capítulo III de mi libro “FUNDADORES EN PERIJÁ. Mestizos, migrantes y guerreros”, publicado en diciembre del 2009):

Don Juan de Chourio había estado con la bandera alzada en su casa de Maracaybo, procurando levantar más gente para su empresa pobladora. Y a finales de 1724 salió de la ciudad para hacer una nueva entrada a estas tierras de Perijá, viniendo entonces acá con 150 hombres, entre vecinos fundadores, trabajadores de concierto y algunos esclavos. En esa entrada vino mi padre Diego Gutiérrez con su familia, y también su pariente Simón Luis. Recuerdo entrañablemente cuando mi padre me contó, en mi juventud, lo ocurrido esos días: La emoción que sintió cuando la carreta en la que montó a mi madre Francisca Margarita con sus hijos echó a andar por la calle Derecha de Maracaybo, rumbo al oeste en dirección hacia la ermita de San Juan de Dios y el Saladillo. Encima del techo de enea de la ermita comenzaba a descender el sol de la tarde. Y antes de llegar allá, los migrantes vieron a su derecha la ermita de Santa Bárbara. En la pequeña caravana todos se santiguaban repetidamente a su paso por las ermitas, y mi madre hacía cruces en la frente y el pecho de mi pequeño hermano Antonio, que viajaba dormido en su regazo. Imploraban la protección de lo alto, sabiendo los riesgos del viaje que emprendían.

Cuando pasado el Saladillo la caravana enfiló hacia el sur, en pocos momentos encontraron las salinas, y más adelante el caño de El Manglar. Cruzado éste los viajeros se internaban en las sabanas del sudoeste, camino a Perijá. Contaba mi padre que llegados a ese punto, al voltear hacia atrás vieron a Maracaybo como envuelta en una fantástica nube de oro: era la fuerte brisa que había esa tarde, que levantaba en remolinos el lecho de arena que la lluvia y sus cañadas siempre acarrean a las calles de la ciudad; y la luz oblicua de esa hora hería la nube fantástica dándole un mágico brillo. Mi madre se esmeraba en taparnos con nuestros rebozos para protegernos de la brisa fuerte y polvorienta. Poco más tarde, mientras avanzábamos en el camino alumbrados por la luna, se preocupaba entonces de abrigarnos para escondernos del relente. Esa noche y todo el día siguiente no serían suficientes para completar el viaje, y la ansiada hora de arribar al destino sólo llegaría a eso de las once de la mañana del tercer día, cuando la vega del río Palmar nos recibió para cobijarnos del ardiente sol. Veintidós leguas nos separaban ya de Maracaybo, acercándonos al sitio de Perijá…

… Elegido el sitio para la fundación de la villa de españoles, pasó inmediatamente el Capitán Don Domingo Corona, de orden del Cabo Principal Don Juan de Chourio, a hacer casas para el alojamiento de la gente. Y Don Joseph de Alcayde a delinear y repartir solares, y a hacer casas a costa de Don Juan para los diferentes vecinos. Se le señaló casa a Su Paternidad el Cura Don Thomas Bracho, y otra para el Cabo Principal en el solar que para sí eligió. En una cuadra de las de la plaza se señaló el lugar para una Iglesia de doce varas  de largo y seis de ancho, ínterin se fabricaba una más grande y definitiva”.

Anuncios

Acerca de derechodepalabra

Nerio Enrique Romero González: Médico de familia y profesor universitario. Aficionado al estudio de la historia, incursionando en ese campo, investigando y publicando
Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s