SUBIR GASOLINA 100%, PASAJES UNA LOCHA

NERIO ENRIQUE ROMERO* / EL UNIVERSAL (Versión digital) Caracas, Martes 5 de febrero del 2013

Basta oír a un bombero (expendedor de gasolina) referirse al precio de la gasolina en Venezuela para entender el nivel ya no de irresponsabilidad (eso se da por sentado hace mucho tiempo) sino de ridículo con el que se continúa manejando en el país este delicado asunto económico. Uno de ellos me dijo hace poco que con lo que se compra un bolibomba (pequeño caramelo con chicle) se compran 30 litros de gasolina ¡Sabiduría popular frente a un tema tratado de forma irresponsable por el gobierno y ¿por qué no decirlo? rehuido cautamente por la oposición!

A renglón seguido, el mismo bombero me dijo: “Pero nadie se atreve a corregir eso, porque lo tumban, se incendia el país. La inflación se desataría”. En este caso, expresión de una percepción que tiene sus orígenes en los graves tumultos de 1989, y que permanece grabada en nuestra conciencia colectiva. Y que los mismos agentes políticos, a falta de mejores armas por su escasa capacidad, se encargan periódicamente de sostener. Hace poco el ministro Giordani, un funcionario de pobrísimo y nocivo desempeño, tuvo unos instantes de luz al decir públicamente que el precio de la gasolina era insostenible y que habría en algún momento que ajustarlo; y no faltó más de un dirigente opositor de nivel medio (esos mismos por los que yo vengo votando) que salió a criticarle por esa razón. Así estamos: ¡criticando a un ministro mediocre en una de las escasas ocasiones en que atina a dar en el clavo!

Hace poco consulté a un transportista. Conduce un carro con capacidad para 5 pasajeros, el tradicional por puesto zuliano, entre dos ciudades pequeñas distantes 28 kilómetros entre sí. Y estos fueron los datos que me suministró:

a) Llenar su tanque de gasolina le cuesta Bs. (bolívares) 5,00

b) Con ese combustible hace 4 viajes de ida y vuelta. Total: 40 pasajeros

c) Cada pasajero paga Bs. 20,00. Total de ingresos por pasajes: Bs. 800,00

Si con Bs. 5,00 de combustible genera Bs. 800,00 por pasajes, entonces el combustible representa solamente el 0.6% del costo del pasaje. Dicho de otra forma, el costo por combustible de cada pasaje es de Bs. 0,125 ($ 0.03, al cambio oficial y $ 0.006 en el mercado negro). A esa cantidad, cuando éramos niños, la llamábamos popularmente “locha”. De los Bs. 20,00 que cuesta cada pasaje, sólo una locha corresponde al combustible. De allí que nos animemos a hacer una propuesta a la ciudadanía, y tanto al gobierno como a la oposición: dupliquemos el precio de la gasolina, es decir, aumentémosla en un 100%. ¿Parece mucho? ¿Será un aumento “desconsiderado”, para usar el lenguaje que estarían tentados a usar los más ineptos de nuestros políticos? Veamos los cálculos:

a) Llenar el tanque costaría al mismo transportista Bs. 10.00

b) El costo del combustible por cada pasaje aumentaría de Bs. 0.125 a Bs. 0.250 (cuando niños, a eso lo llamábamos “medio”)

En conclusión, aumentar la gasolina en un 100% aumentaría el costo del pasaje ¡en una locha! Diga usted si este tipo de aumentos, quizás con porcentajes decrecientes, no se podría hacer semestralmente, sin graves consecuencias para el precio del transporte público. Tómese en cuenta que estos cálculos están hechos para un vehículo de sólo 5 pasajeros, y que no es precisamente ahorrador de gasolina. Seguramente, en el caso de vehículos de mayor capacidad de transporte, el impacto del aumento del combustible sobre el pasaje debe ser menor.

¿Por qué no comenzar a hablar abiertamente de estas cosas y corregir estas distorsiones? ¿No podría una decisión tan lógica ser uno de los primeros motivos para un acuerdo nacional: gobierno, oposición y ciudadanos? ¿O el desprecio por la inteligencia de la ciudadanía es tal que sólo pensarlo continuará inspirando terror a nuestros políticos? No es sano que PDVSA continúe subsidiando de esta manera demencial tanto el consumo interno como el contrabando de gasolina. El dinero que hoy se usa para subsidiar la gasolina podría servir para otros fines, sociales sobre todo, como mejorar el transporte público (el que tenemos es lento, indigno e incómodo para la mayor parte de la ciudadanía) y mejorar las vías de comunicación. Uno no sabe si lo que falta en nuestra dirigencia es testosterona o neuronas. Comencemos a cambiar eso. Aumentemos la gasolina en un 100%: aumentará el costo del pasaje en una locha.

*Médico y profesor universitario

e-mail: romeronerio@hotmail.com

Blog: https://derechodepalabra.wordpress.com

Twitter: @romeronerio

Anuncios

Acerca de derechodepalabra

Nerio Enrique Romero González: Médico de familia y profesor universitario. Aficionado al estudio de la historia, incursionando en ese campo, investigando y publicando
Esta entrada fue publicada en Política y sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s