POR QUÉ FRACASA EL SOCIALISMO 3.0

NERIO ENRIQUE ROMERO | EL UNIVERSAL (Versión digital) Caracas, Jueves 6 de junio de 2013

La caída en los años 90 del socialismo soviético y de su concepto de planificación centralizada para dirigir la economía en manos del Estado expuso una serie de deficiencias consustanciales a dicho sistema: la escasez y mala calidad de bienes y servicios, el rezago tecnológico y la corrupción fueron los más notables en el área económica. Y la construcción de una hegemonía política que hiciera posible el completo control estatal de la sociedad y la represión de las libertades condujeron a una verdadera tragedia humana. Todo ello sin alcanzar la prometida producción de riqueza y su distribución equitativa. Quedó claro tras una experiencia de varias décadas que el Estado no era una institución llamada a hacerse cargo, en nombre de la gente, de la posesión de los medios de producción y del manejo de la economía en todas sus complejas facetas.

Cuando el Gobierno centraliza las decisiones y la propiedad de los medios de producción, distribución y comercialización (como aún sucede en Cuba y el actual gobierno ha pretendido que sea en Venezuela) la dinámica de la producción y el comercio depende de políticos y burócratas, cuyo principal interés no es aumentar las ventas ni satisfacer los deseos de los clientes sino el poder, o su posición en el partido.

El poder del pueblo en esta situación es precario. Es el sistema en que éste tiene menos poder, porque a los ciudadanos no se les permite ser productores, distribuidores y comerciantes libres; ni tampoco verdaderos clientes, sino “personas con acceso a los bienes y servicios”. Además, la eliminación del derecho a la propiedad y la satanización de la ganancia como producto de la iniciativa y el trabajo, privan a la sociedad de dos poderosos incentivos que tienden a estimular la producción, la calidad y la innovación.

En la economía social de mercado, en cambio, los ciudadanos se pueden relacionar todos los días con miles de empresarios libres a quienes interesa producir, distribuir y vender. Y como clientes podemos hacernos oír (sin siquiera levantar la voz) cambiando nuestra preferencia por marcas, productos o establecimientos. Para el comerciante, proveedor o fabricante, sobre todo cuando trabaja en competencia con otros, la opinión y deseos del cliente tienen altísimo valor. Conocerlos, interpretarlos y satisfacerlos es la clave de su éxito. En esa relación, propia del sistema de libre empresa y economía de mercado, el cliente (todos y cada uno por separado) tienen poder. Es en la libertad económica y en la competencia donde reside la fuerza esencial del ciudadano en la economía, una de las bases del verdadero poder popular. En este sistema el Estado es necesario, principalmente, para que establezca y vigile normas adecuadas que eviten el monopolio, y para promover que cada día haya más productores, distribuidores y vendedores que compitan entre sí.

Sin embargo, hay quienes persisten contra toda evidencia en plantear la transformación socialista con la mira puesta en la sociedad comunista propuesta por Marx. Uno de ellos es Heinz Dieterich, autor del libro Hugo Chávez y el Socialismo del Siglo XXI (2005) y consejero del expresidente, quien volvió a proponer la planificación centralizada para sustituir a la economía de mercado, solo que llamándola esta vez economía democráticamente planificada. Él afirma que el uso de tecnologías de información y comunicación electrónica facilitaría la transición a la economía socialista, porque las computadoras permitirían manejar la determinación de necesidades, dirección de la producción y distribución de los bienes. Plantea que la economía socialista del siglo XXI se regiría por el principio de equivalencia a través del cual a los precios y salarios se asignaría un valor (que denomina valor real) que sería la suma de todo el tiempo invertido en el trabajo, o contenido en los bienes, sin consideración de otros factores. Según Dieterich, la informática permitiría simplificar los complicados cálculos que esto implica, y facilitaría la participación popular.

Ahora bien, una tarea como ésta tendría que ser asumida por el Estado, y eso sería regresar a la planificación centralizada de los socialismos del siglo XX. Lo cual, aunado a la limitación del derecho de propiedad y al control estatal resultante, llevaría a las mismas condiciones que motivaron el fracaso de aquellos sistemas. La situación actual de la economía venezolana, gobernada ahora bajo principios similares, presenta los mismos síntomas, de los cuales el más prominente es la escasez. Si el Estado interviene la economía hasta el punto de quitarle la libertad y la propiedad, de nada servirán los modernos sistemas de informática que entes como Sundecop, Indepabis, SADA o Cadivi compren a las trasnacionales: este socialismo 3.0 también está ya fracasando, por ser portador de las mismas deficiencias que su antecesor del siglo XX.

Médico y profesor universitario
Blog: https://derechodepalabra.wordpress.com
Twitter: @romeronerio

Anuncios

Acerca de derechodepalabra

Nerio Enrique Romero González: Médico de familia y profesor universitario. Aficionado al estudio de la historia, incursionando en ese campo, investigando y publicando
Esta entrada fue publicada en Política y sociedad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a POR QUÉ FRACASA EL SOCIALISMO 3.0

  1. Alfonso Chacin Chourio dijo:

    En una oportunidad le preguntaron a Felipe González, líder del PSOE,(Partido Socialista Obrero Español) el porque del referido fracaso del socialismo en Europa y contestó: Es que somos muy buenos repartiendo la riqueza que encontramos, pero pésimos generandola. Eso resume la idea ¿no te parece?. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s