HISTORIA BREVE DE PERIJÁ N° 14

Vihuela siglo XVIII

Vihuela siglo XVIII


PARRANDA CANARIA en 1732

Cinco mujeres y cuatro hombres fueron reprendidos por las autoridades el 24 de noviembre de 1732 a las once de la noche, por estar a esa hora en la calle creando “alboroto y algazara”. Se trataba de personas que habían llegado en el navío La Bretaña de cuenta de Don Juan de Chourio, Cabo poblador de la villa y tierras de Perijá, cuando éste trajo las primeras veinte familias canarias. Estaban en Maracaibo desde su llegada en dicho navío, el domingo 26 de octubre antecedente, a la espera de ser trasladados a su destino en Perijá (1,2). El gobernador de la provincia Don Ignacio Torreyro, en el auto que ordenó levantar a propósito de los hechos, reportó que estando él en el balcón de las Casas Reales de Maracaibo [ubicadas entonces en la actual calle 95 en parte del terreno que hoy ocupa el Hospital Central] percibieron él y su ayudante una gran “vocería y algazara” en las cercanías de la Plaza Mayor (3) [hoy Plaza Bolívar]. Envió a un oficial con cuatro soldados a reconocer qué ocasionaba aquel alboroto, y un rato después éstos trajeron a las nueve personas a su presencia.

En el auto mencionado declararon los cinco militares (3). Dijeron que las nueve personas eran de las familias canarias que había traído Don Juan de Chourio y de la tripulación del navío en el que vinieron, que iban caminando “calle arriba de la casa de Doña Juana de Soto que hace esquina a la plaza”, que portaban una vigüela [instrumento musical de cuerdas] y al preguntarle las razones de andar en la calle a esa hora respondieron “que iban a recogerse”. Los soldados, viendo que no decían verdad porque iban calle arriba y “tiraban hacia el matadero”, decidieron conducirlos hacia la casa de gobierno. Si en verdad fueran a recogerse, razonaban los declarantes, irían calle abajo hacia la casa de Don Juan de Inciarte, que era donde se alojaban. El auto (3) no recogió declaraciones de los detenidos, ni en él se especifica su identidad, edades y relación entre ellos. Mucho menos si iban cantando y qué tipo de canciones. Así que quedan librados a nuestra imaginación los más interesantes detalles de lo que parece haber sido una parranda callejera canaria protagonizada por cinco mujeres y cuatro hombres, que suponemos irían cantando al compás de aquella vigüela.

El gobernador les reprendió por no ser aquellas horas adecuadas para ir por la calle de aquella guisa, y por andar “con tal alboroto que escandalizaba a todo el barrio de la plaza cuando sus vecinos ya estaban recogidos”. Y a los marineros por violar su decreto que obligaba “a la gente de mar a que se recogiese a sus embarcaciones [en el puerto] de 8 a 9 de la noche, por obviar los disturbios que se podrían ofrecer con los vecinos”. Les ordenó que fuesen en paz y no repitiesen aquella conducta (3).

[La declaración de los soldados nos permite deducir que el grupo parrandero caminaba por una de las dos calles que flanquean la actual plaza Bolívar de Maracaibo y corren en sentido norte-sur, llamadas hoy en día calles Obispo Lazo y Urdaneta, y que iban en dirección hacia el norte (“calle arriba”) ya que muy probablemente el matadero estaba en ese momento en esa dirección (4, 5, 6, 7): el historiador Juan Besson (7) señala que según documentos de 1879 el antiguo matadero estaba al final de la calle Páez (actual avenida 8) hacia el norte, y dicha localización coincide con la de otros conocedores que lo ubican en el sector del Cerro El Zamuro (en donde se encuentra ahora el Museo Urdaneta) (4, 5, 6) que es precisamente el extremo norte de dicha calle Páez. Los datos del auto nos permiten deducir también que la casa de Don Juan de Inciarte, gran colaborador de Don Juan de Chourio en su empresa fundacional de Perijá se encontraba “calle abajo” (es decir, al sur de la Plaza Mayor de Maracaibo) en una de las calles nombradas actualmente Urdaneta y Obispo Lazo].

Referencias:
1) Romero, Nerio E. Fundadores en Perijá. Mestizos, migrantes y guerreros. Maracaibo (Venezuela), 2009. pp.232-243
2) Romero, Nerio E. Fundadores en Perijá. De las razas al gentilicio (Obra inédita, a publicarse en 2014)
3) “Informazión original sobre las boses [sic] que se oyeron el 24 de noviembre en la noche y las personas que las motivaron”. Archivo General de Indias, Sevilla. Sección Santo Domingo, legajo 669, 17 páginas sin foliar
4) García Mac Gregor, Enrique. Ferrocarril de Bella Vista, publicado el 23-6-2011 en la web del Dr. Enrique García Mac Gregor http://garciamacgregor.com.ve/ferrocarril-de-bella-vista/ (Consulta: 22-12-2013)
5) Carrasquero, Marjorie y Rodríguez, Laura. “La importancia del estudio histórico-regional en la valoración de una obra arquitectónica: Hospital de Niños y Capilla Santa Teresita. Maracaibo, Venezuela”. Tierra Firme Volumen 23 N° 90 Caracas, 2005. http://www2.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0798-29682005000200007&lng=es&nrm=is (Consulta: 20-12-2013)
6) Museo Gral. Rafael Urdaneta. Tomado de “Yayo y su Maracaibo viejo” Publicación N° 20. En GaitaZuliana.com.ve http://www.gaitazuliana.com.ve/2012/11/yayo-y-su-maracaibo-viejo-publicacion-n_12.html (Consulta: 20-12-2013)
7) Besson, Juan. Historia del Estado Zulia. Editorial Hnos. Belloso Rossell. Maracaibo, 1949. Tomo III, Apéndice: Apuntaciones varias, p.521

Anuncios

Acerca de derechodepalabra

Nerio Enrique Romero González: Médico de familia y profesor universitario. Aficionado al estudio de la historia, incursionando en ese campo, investigando y publicando
Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s